La fotografía nocturna o fotografía de noche tiene sus propias características y técnicas. Comparto aquí las más relevantes.

Es evidente que la fotografía no sólo se puede hacer de día, sino también de noche.

Consideramos fotografía nocturna toda aquella que está realizada después del ocaso. Esto quiere decir que no tiene que ser totalmente de noche, ya que la famosa hora azul, se considera ya nocturna.

Dentro de la fotografía nocturna, yo haría dos bloques principales: La de ciudad y la de naturaleza (o aquella que está apartada de las urbes).

La fotografía nocturna en la ciudad es posiblemente la más sencilla, ya que no tendremos que iluminar. Tendremos que realizar exposiciones largas, pero rarísima vez superaran el límite más común de nuestras cámaras que son 30 segundos.

Una recomendación que yo hago es que en la fotografía nocturna en ciudad, cerremos diafragma para que las luces de las farolas hagan un efecto estrellado, trabajando en diafragmas como f14 o f16.

En este caso el equipo que recomiendo sería nuestra cámara con un gran angular y un trípode. En la fotografía nocturna, es indispensable un trípode, ya que haremos exposiciones muy largas.

En cuanto a la fotografía nocturna fuera de la ciudad, mi recomendación es nuestra cámara, un gran angular a poder ser luminoso (ya que así podremos acortar mucho el tiempo de exposición) trípode y además un mando disparador o un intervalómetro, ya que tendremos que poner nuestra cámara en modo bulb, en el que somos nosotros quienes decidiremos manualmente el tiempo de exposición.

En este tipo de nocturnas, la luz la podremos nosotros cuando tengamos un elemento principal. Esta luz se podrá conseguir tanto con linternas (mi recomendación es tener dos, una de luz fría y otra cálida) o bien con flash. Al flash le podemos colocar filtros de colores, que incluso podremos fabricar nosotros mismos con papel celofán.

En este tipo de fotografías, siempre nos llaman la atención las estrellas y, gracias al obturador, podemos conseguir bien movimiento de las estrellas o bien buscar estrellas estáticas.

  • Un ejemplo de movimiento de estrellas consiste en buscar la osa polar que es la única que permanece estática con la rotación de la tierra. Con exposiciones de, digamos, cinco minutos, veremos cómo giran a su alrededor las demás estrellas. Este efecto recibe el nombre de efecto circumpolar.
  • En el caso de estrellas estáticas, podemos usar la siguiente formula: 500/distancia focal = x segundos. Por ejemplo 500/24mm = 20,83. Si nuestra exposición es igual o menor a esta cantidad, saldrán estáticas.

Quiero recomendar, que no solo se realicen nocturnas con cielos estrellados, ya que los cielos nublados nos pueden dar mucho juego.

En los días nublados, podemos jugar con el balance de blancos para darle a nuestro cielo unos colores muy originales.

 

Andrés García

Fotografía eCommerce

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.