Dar de alta a alguien en un servicio no solicitado de telefonía o de Internet es muy habitual.

Esa actuación de dar de alta a alguien en un servicio (habitualmente de telefonía o de Internet) es más habitual de lo que parece. Suele realizarse por “comerciales” de algunas empresas que no tienen demasiados escrúpulos.

Hay varias maneras de que se anule el contrato. La primera es reclamar a la operadora que te manden una copia del contrato firmado por ti. En los casos en que te digan que la contratación se hizo por teléfono, lo que hay que hacer es pedir acceso a la grabación donde conste tu petición de contratar el servicio.

Como en muchas ocasiones, una buena opción es presentar una denuncia en la Agencia de Protección de Datos indicando que se han utilizado tus datos personales sin tu autorización. En estos casos, la Agencia requerirá a la operadora para que aporte el supuesto contrato firmado por ti o la copia de la grabación.

Es importante saber que, en estos temas, es la operadora la que tiene que probar que existe esa autorización del titular para contratar. Si no es capaz de hacerlo, tendrá que anular el contrato sin coste alguno para ti. Y, de regalo, se podrá llevar una sanción de la Agencia de Protección de Datos.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.