El amparo es un recurso o acción que tutela y protege nuestros derechos constitucionales, ¿en qué consiste?

La función del recurso de amparo es proteger los derechos fundamentales que reconoce la Constitución en su Título I frente a las violaciones de derechos y libertades. Según la Constitución española de 1978, el recurso de amparo puede interponerse por cualquier persona, física o jurídica, española o extranjera, ante el Tribunal Constitucional en defensa de tales derechos.

 

El recurso de amparo es un recurso subsidiario, es decir, exige que, antes de interponerlo, se hayan agotado todas las vías ordinarias, y puede interponerse ante tres situaciones:

 

- Las decisiones o actos sin valor de ley, emanadas de las Cortes Generales o de las Asambleas de las Comunidades Autónomas, que violen los derechos fundamentales y libertades públicas reconocidas por la Constitución.

- Las violaciones de derechos y libertades de origen inmediato y directo de un acto u omisión de un órgano judicial.

- Las disposiciones, actos jurídicos, omisiones o simple vía de hecho del Gobierno, sus autoridades o funcionarios, o de los órganos ejecutivos colegiados de las Comunidades Autónomas, sus autoridades, funcionarios o agentes.

 

Este recurso puede ser interpuesto legítimamente por el afectado, el Defensor del Pueblo, el Ministerio Fiscal y cualquiera que, en un proceso judicial, sufra indefensión. 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.