El tercer lunes de enero de cada año se celebra en Estados Unidos el día de Martin Luther King. ¿Quieres saber más?

Este día festivo coincide, aproximadamente, con el día del cumpleaños de Martin Luther King, nacido el 15 de enero de 1929, en Atlanta. La fiesta fue reconocida legalmente en 1983, al mandato de Roland Reagan. Se trata de un día muy señalado en el calendario del pueblo afroamericano, Martin Luther King es el icono por excelencia del movimiento pacífico por los derechos civiles.

 

Tras finalizar su doctorado en teología sistémica en la Universidad de Boston, Martin Luther King se muda a Alabama con su familia en 1955 para dedicarse a predicar. Sin embargo, se topó con la ignominia de la discriminación racial legal. En el sur de Estados unidos los afroamericanos no recibían el mismo trato que los blancos por ley, por ejemplo, tenían prohibido sentarse en los autobuses, debían viajar de pie en la parte trasera del vehículo y no podían entrar en determinados establecimientos, como hoteles y restaurantes.

 

Ante tal violación de los derechos del individuo, Martin Luther King lidera una protesta contra la ley de segregación. Transcurre más de un año de manifestaciones pacíficas lideradas por el predicador hasta que, finalmente, la Corte Suprema de los Estados Unidos declara la ley de Alabama, la ley de segregación, inconstitucional.

El 23 de agosto de 1963 Martin Luther King lidera una marcha en Washington D.C. por la aprobación de las leyes de los derechos civiles. Más de 250.000 personas se reunieron en el Capitolio, donde Martin pronunció un discurso que pasaría a la Historia: “I have a dream…”

 

…Hace cien años un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la Emancipación. Este trascendental decreto fue como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio. Pero cien años después, el negro aún no es libre; cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación; cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra.

 

Un año después, en 1964, se aprueba la Ley de Derechos Civiles, que garantiza la igualdad de derechos sin importar el color de la piel. Ese mismo año, Martin Luther King recibe el Premio Nobel de la Paz.

 

El 4 de abril de 1968 se grabaría a fuego en la Historia de los Estados Unidos como uno de los días más tristes de último siglo, Martin Luther King es asesinado por un segregacionista blanco en el balcón del Lorraine Motel, en Memphis, Tennesse, cuando participaba en una huelga de basureros negros locales.

 

Su asesinato traería de la mano una oleada de motines protagonizados por el pueblo afroamericano, a su entierro acudirían más de 300.000 personas, negras y blancas, y Martin Luther King se erige como una de las grandes figuras de nuestra Historia reciente, padre de todo el pueblo afroamericano, padre de la paz en el mundo, su lección de vida y justicia pervive hasta nuestros días.

Devolver odio al odio multiplica el odio, añade una oscuridad más profunda a una noche ya desprovista de estrellas. La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad: sólo la luz puede hacer eso. El odio no puede expulsar al odio: sólo el amor puede hacer eso.

 

Imágenes: The U.S. National Archives, Minnesota Historical Society.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.