El tónico es una parte esencial en la rutina diaria de belleza. En este manual te enseñamos cómo hacer un tónico barato y 100% natural.

Limpiar, tonificar e hidratar: esta es la regla de oro para garantizar el correcto cuidado de nuestra piel. El tónico suele ser ese gran olvidado y, sin embargo, juega un papel esencial: ayuda a retirar los restos de maquillaje y suciedad que se escapan a la acción del jabón, evita la obstrucción de los poros, restablece el pH de la piel y refresca el rostro, aportando luminosidad.

La forma perfecta de emplear el tónico es empapando un algodón y aplicándolo con suaves toquecitos sobre la piel o, simplemente, con la ayuda de un pulverizador, a 20 cm. de nuestro rostro.

Aunque las opciones comerciales son infinitas, también existen numerosas recetas caseras igual de efectivas y totalmente naturales. Una de ellas es la que traemos en este manual: el tónico de pepino. El pepino es el ingrediente ideal para un tónico por sus propiedades para la piel:

- Equilibra las pieles grasas y con tendencia acnéica sin resecar.

- Es un poderoso antioxidante: favorece la producción de colágeno y elastina, manteniendo la piel joven.

- Repara la piel de agresiones externas, lo que lo convierte en un poderoso aliado para curar las quemaduras del sol.

Ingredientes para tónico de pepino:

- ½ pepino

- 60 ml. de agua destilada

 

Elaboración de tónico de pepino:

1. Limpia bien el pepino con la ayuda de un estropajo, pues utilizaremos su piel.

2. Corta el pepino en rodajas gruesas y disponlo en el vaso de la batidora. Añade el agua destilada y tritura.

3. Cuela la mezcla y trasládala a un recipiente adecuado, con o sin pulverizador, según tus preferencias y ¡listo!

Este tónico ha de conservarse en el frigorífico y aguanta hasta 10 días en perfecto estado. ¿A qué esperas para probarlo?

 

Imagen: viZZZual.com

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.