Seguro que alguna vez te has hecho esta pregunta, en este manual, te damos la respuesta.

Y es que aunque estés pensado que deben diferenciarse, lo cierto es que ambos términos, alud y avalancha, son sinónimos, es decir, los dos describen exactamente el mismo fenómeno natural: el desplazamiento violento de una gran masa de nieve, ladera abajo, acompañada de todos los elementos, rocas, árboles y plantas, que arranca a su paso por la pendiente.

 

 

En castellano, es más frecuente utilizar el término alud, pues la palabra avalancha, es un galicismo que proviene del vocablo avalanche.

Aún así, podemos diferenciar dos tipos de aludes:

- Superficial: que solo moviliza una parte del manto nival.

- De fondo: que moviliza todo, erosionando el sustrato de la ladera y arrastrando todos estos materiales.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.