Si habitualmente realizas varias comidas en tu lugar de trabajo es fácil caer en una dieta poco variada y saludable, te damos algunos consejos para evitarlo.

Ya sabemos que la dieta es una parte fundamental de nuestro estado de salud general, por eso, comer en el trabajo no puede ser una excusa para descuidarla. A continuación te traemos cinco consejos para asegurarte de que sigues una dieta equilibrada y saludable también en tu lugar de trabajo:

 

 

1. Apúntate a la filosofía del tupper. Si comes todos los días en el trabajo, evita acudir al restaurante de al lado, pues seguramente caerás en una dieta poco variada y poco saludable. Opta mejor por cocinar en casa y llevarte un tupper con tu menú, además de ayudar a tu salud, le harás un favor a tu bolsillo, pues ahorrarás.

2. Evita los alimentos procesados. En vez de galletas o patatas fritas, llévate un pequeño bocadillo para comer entre horas, mucho más nutritivo y saciante.

3. Planifica tus menús. Elabora un plan semanal de tus comidas y procura que sean variadas y equilibradas, así evitarás caer en la monotonía y además tendrás diversidad de nutrientes y sabores.

4. Aléjate de tu puesto de trabajo cuando vayas a comer. Evita comer mientras trabajas, pues no serás consciente de lo que comes y te será imposible desconectar del estrés laboral. Mastica, saborea y disfruta de tu comida.

5. Bebe agua con regularidad. Llévate una botella pequeña y bebe regularmente, aunque no tengas sed, así mantendrás la hidratación y la saciedad.

 

Imagen: gamene.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.