En este manual te contamos un truco para evitar que la manzana se oscurezca cuando la cortamos.

La oxidación de la manzana produce que ésta se oscurezca una vez cortada. A pesar de que esta oxidación no afecta a su sabor, sí que puede estropearnos el resultado final de nuestro plato a la vista. ¿Por qué se oscurece la manzana cuando la cortamos?

 

 

 

 

 

 

Por un proceso conocido como pardeamiento enzimático y que se debe a la acción de una enzima: el polifenol-oxidasa (PPO), que cataliza la oxidación de las moléculas en presencia de oxígeno. Este proceso no solo afecta a la manzana, sino también a muchas otras frutas y verduras, como por ejemplo a las patatas o a los champiñones.

A nivel industrial, para evitar este pardeamiento enzimático, estas frutas y verduras se cortan y se preparan en una atmósfera de nitrógeno o dióxido de carbono, en lugar de oxígeno, pero en casa también podemos evitar que la manzana se oscurezca con un sencillo truco. ¿En qué consiste?

 

Pues nada más que en añadir a la manzana cortada zumo de limón, que contiene ácido ascórbico, más comúnmente conocido como vitamina C, un potente antioxidante. Si además sumergimos las piezas de manzana en una mezcla a partes iguales de zumo de limón y agua y las guardamos en el frigorífico, correctamente tapadas, nuestra manzana cortada permanecerá perfecta hasta ocho horas después.

Imágenes: Nina Matthews Photography, Hanna-.

 

 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.