He pasado de desconfiar siguiendo el consejo recibido de pequeño a confiar en el resto. Y me va mucho mejor. Te presento la “confianzamanía”.

“No te fíes ni de tu sombra”, “cuidado con los desconocidos”, “nadie da duros a 4 pesetas”… me decían en mi casa, en la escuela…Me han enseñando durante muchos años a desconfiar.

Para mí lo que hablaba detrás de estos consejos era el miedo, y estoy seguro que las intenciones eran honestas. Mis seres más queridos deseaban que no me pasara nada, que siguiera a su lado.

El problema es que todos estos soniquetes durante un tiempo me llevaron a la creencia de “que mi confianza cuesta”. Por tanto, demuéstrame que eres digno de mi confianza y entonces veré si confío en ti.

Hoy prefiero confiar en la personas desde el mismo instante que las conozco. Para vivir desde el sosiego que me produce confiar en los demás y no desde el temor que me provoca la desconfianza.

Como el gurú Ken Blanchard, con el paso de los años he descubierto  algunos ingredientes para “criar confianza”… En concreto, hoy destaco tres: ser sincero, creer que las personas son capaces y ser creíble.

Algún que otro amigo he perdido por mentir, por contar historias en parte desdibujadas, que sin lugar a duda quebraron nuestra amistad. Por eso ahora prefiero ser sincero con la gente que se queda o que en algún momento se cruza en mi vida. Ah,  y por supuesto conmigo mismo.

En creer que las personas son capaces de llevar a cabo sus sueños. Cuantas veces me equivoqué con mi hermano, pensando que no era capaz de estudiar, que era “un mal estudiante”, que “no valía para ello”. Y está claro que él sentía esa desconfianza, ya que en mi cabeza pensaba “no confío en ti, no creo que seas capaz de estudiar”. Hasta que descubrió su pasión, y en menos de un año aprobó una oposición.

Y en ser creíble, ya que como dice nuestro rico refranero “Del dicho al hecho hay mucho trecho”. Que mis palabras y mis acciones bailen al mismo son. Que cuando le diga a alguien “confía en mí, ¿vale?”…me responda “confío”…porque día a día fui sincero, lo que dije lo cumplí y creí en el talento de los demás para lograr aquello en lo que se aventuraron.

1
Ángel Palomo García Ángel Palomo García es coach ejecutivo especializado en las áreas del deporte y el ferrocarril

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.