En este manual te traemos una pequeña guía de alimentación para evitar las lesiones y recuperarnos más rápido de ellas.

Una alimentación equilibrada es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro organismo, no solo si nuestro trabajo requiere un gran esfuerzo físico, sino también en cualquier etapa de la vida. No necesitamos correr maratones para lesionarnos, basta con caerse de una escalera y que nuestros huesos no sean lo suficientemente fuertes para aguantar el impacto, por ejemplo.

 

Una dieta variada y saludable debe incluir todo tipo de alimentos, pues cada uno de ellos nos aporta diferentes nutrientes, cantidad de energía, aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales… No obstante, existe cierto tipo de alimentos, los conocidos como ‘antilesiones’ a los que debemos prestar especial atención y que debemos incluir en nuestra dieta diaria.

 

¿Qué alimentos tienen las propiedades necesarias para que podamos tildarlos de ‘antilesiones’? La estructura y la composición de nuestro cuerpo nos dan la clave al respecto: podemos deducir fácilmente que tipos de alimentos protegen nuestros huesos, músculos y articulaciones.

 

Huesos

Debido a su gran contenido en calcio es recomendable la ingesta de alimentos ricos en este mineral: leche, queso, yogur, espinacas, almendras… Es muy importante cuidar el consumo de calcio durante la infancia, para asegurarnos de que los huesos crecen fuertes, pero también conforme nos vamos haciendo mayores es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio y vitamina D, para evitar la temida osteoporisis.

 

Músculos

Los músculos se componen principalmente de proteínas, por lo tanto, para su correcto crecimiento y mantenimiento es imprescindible incluir este nutriente a diario en nuestra alimentación: carnes, pescados, huevos… Si llevamos una dieta vegetariana tendremos que aliarnos a las proteínas vegetales, presentes en las lentejas, la soja, la avena… Asimismo, es recomendable incluir cada día en nuestra alimentación una manzana con piel, pues esta contiene ácido ursólico, que reduce el desgaste muscular y favorece el crecimiento de los músculos.

 

Articulaciones

Las articulaciones necesitan colágeno, presentes en alimentos como las gelatinas, y una adecuada hidratación, recuerda beber al menos un litro y medio de agua al día. También son muy importantes para las articulaciones los ácidos grasos omega 3 y 6, que facilitan la entrada de nuevas células y aceleran la síntesis de colágeno. Estos ácidos grasos están presentes en el aceite de oliva, el salmón, las nueces…

 

Imágenes: schani, _FXR, Migle Seikyte

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.