Después del resacón de las Navidades no nos da mucho tiempo de recuperarnos cuando pasan escasamente dos meses y de nuevo otra fiesta. El Carnaval.

Fiesta pagana por excelencia, tiene su origen en las primeras fiestas que rendían homenaje al dios latino Baco, el dios del vino.

El Carnaval estuvo prohibido en España durante 40 años por considerarse una fiesta en honor a los excesos. Sin embargo y aunque parezca una contradicción, la fecha en la que se celebran los Carnavales depende totalmente del calendario litúrgico, es en definitiva una fiesta que se celebra en la gran mayoría de los casos en países de tradición cristiana. Suele ser entre los meses de febrero y marzo y es común en todos los puntos del planeta donde se celebran. En la época del Imperio Romano se difundieron por toda Europa y ya en el siglo xv  españoles y portugueses los asentaron en el continente americano.

Los más conocidos a nivel mundial son los de Río de Janeiro‎ y Venecia. Cuarenta días antes de la celebración de la Semana Santa católica. Durante los días posteriores hasta la fecha del inicio de la misma, la tradición de los cristianos dice que no deben comer carne. Aunque otras versiones de estas costumbres apuntan a  los antiguos agricultores y la necesidad que tenían de no almacenar alimentos que se perderían durante los fríos meses de invierno. De ahí su consumo en exceso y de ahí es posible también, que sea, el origen del Carnaval como fiesta donde se come y se bebe en demasía.

Elijan los orígenes que más les  plazcan, y vayan preparando cuerpo y mente para los disfraces, máscaras y charangas que se aproximan.

Imágenes: gnuckx,  indahs

0
Antígona Guerrero Zarza Antígona Guerrero Zarza es social media manager con amplia experiencia en el mundo de la comunicación destacando su faceta como periodista de información económica y televisiva.

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.