El cambio climático es una realidad que afecta a todo el mundo, y el apoyo de todos los ciudadanos es fundamental para tratar de salvar el clima.

5. Utiliza el transporte público y coge el coche lo menos posible: el uso del coche es la mayor fuente de contaminación y ruido de nuestras ciudades. El transporte público llega a consumir por pasajero y por kilómetro recorrido hasta seis veces menos energía que un turismo convencional.

6. Al comprar un coche consulta la etiqueta de emisiones de CO2: no son aconsejables coches de gran potencia y tamaño -tipo todoterreno- porque tienen un alto gasto en combustible y elevadas emisiones de gases contaminantes. Un coche de gasóleo, a pesar de emitir algo más de CO2 que uno de gasolina, tiene un consumo sensiblemente inferior.

7. Elige electrodomésticos de clase energética A: a igualdad de prestaciones, un aparato electrodoméstico de clase A consume un 70% menos de energía que otro de clase G.

8. Instala paneles solares en casa: el coste anual de un equipo solar se sitúa actualmente entre 1.300 y 1.800 euros, una inversión altamente rentable teniendo en cuenta que la vida útil de la instalación solar es de unos 20 años, y la inversión se amortiza en diez años si el combustible sustituido es gas natural, y cinco años si es electricidad.

9. Ahorra agua y energía al poner los electrodomésticos: casi toda la electricidad que consumen las lavadoras y los lavavajillas se utiliza para calentar el agua de lavado, por eso es importante elegir un aparato que tenga programas cortos o de lavado en agua fría. Así se puede reducir hasta el 25% en tiempo de lavado y energía consumida.

La mejor forma de aportar tu granito de arena es ahorrar, y difundir este mensaje entre tus conocidos.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.