Cada vez que jugamos a las cartas, es habitual terminar discutiendo porque las mismas “no están bien mezcladas”, ¿cuántas veces hay que hacerlo?

La forma más usual de barajar es la conocida como mezcla americana, que consiste en cortar en dos montones, más o menos iguales, el mazo de cartas y mezclarlos entre sí, entrelazándolos de forma alternativa. Hay quien hace de barajar todo un arte y mezcla las cartas haciendo abanicos espectaculares. Sin embargo, esta forma de barajar no consigue que la mezcla sea aleatoria,  pues, a pesar de que se mezclan dos secuencias entre sí, no se desordenan las cartas que componen cada secuencia. Por ejemplo, si barajamos las cartas según el orden lógico de la carta menor a la carta mayor: del as al rey, en cada una de las secuencias el as siempre precede al dos, que a su vez precede al tres, que a su vez precede al cuatro, que a su vez precede al cinco…

¿Cómo conseguimos entonces que la mezcla sea aleatoria? Pues sí, seguro que lo has adivinado: barajando más veces, de forma que desordenemos las secuencias, pero ¿cuántas veces tenemos que barajar?  La respuesta nos la da el matemático y ex mago PersiDiaconis, que, mediante simulaciones con un ordenador, llegó a la conclusión de que para mezclar un mazo de cartas de forma correcta hay que barajarla una media de siete veces.

 

Imagen: Βethan.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.