El candelabro en Hanukkah conmemora un milagro.

En Hanukkah, una fiesta judía que tiene lugar entre finales de noviembre y el mes de diciembre, una de las tradiciones principales es la de encender un candelabro de ocho brazos llamado menorá o januquiá; cuyas velas van encendiéndose de manera progresiva hasta que esté totalmente iluminado. En concreto, la primera vela se enciende en el atardecer del día anterior al que empieza la festividad, que en 2011 tiene lugar entre el 20 y el 28 de diciembre. 

La historia del candelabro nos sitúa en el siglo II a.C, en el Segundo Templo de Jerusalén; en el que sucedió un milagro que se encuentra recogido en uno de los principales libros del judaísmo, el Talmud. En él, se recoge cómo permaneció encendido durante ocho días el candelabro del Templo sin a penas aceite para hacerlo. Así, se instauró la festividad de ocho días con un menorá que se va encendiendo todos los días. El candelabro es bendecido, y cuando la familia se reúne para encenderlo, recitan el Hanerot Halalu en el que dan gracias a través de la luz de las velas. 

3

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.