El share se calcula sobre la audiencia del medio y el raiting toma como referencia el público objetivo.

Ambos anglicismos son términos que definen conceptos relacionados con la medición de audiencias en radio y, especialmente, en televisión. Aunque poseen un significado parecido, existen importantes diferencias entre uno y otro.

El share, también denominado cuota de pantalla, es un porcentaje que se halla tomando como base la audiencia total del medio en un momento determinado. 

La cuota de pantalla permite establecer, por ejemplo, el ranking de los programas más vistos en una franja horaria concreta. Imaginemos un programa de televisión (X), que en su última emisión obtuvo una cuota del 23%. La lectura que debemos extraer del dato aportado es la siguiente: de cada cien personas que veían televisión en la franja de emisión, veintitrés estaban viendo el espacio (X). 

El raiting point también es un porcentaje. Sin embargo, para su obtención se tiene en cuenta el público objetivo o target. Este dato es el que lo diferencia, sustancialmente, del concepto anterior. 

En relación con el raiting, si la audiencia de una retransmisión deportiva ha sido del 40%, se nos está indicando que, tomando como base el total de personas con posibilidad de acceder a la televisión (público objetivo potencial), el 40% de éstas habría visto la retransmisión completa del evento.

Por tanto, para extraer el raiting debemos acudir a la audiencia útil, dividirla entre la población considerada o target y multiplicar el resultado por cien.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.