Algunos musicólogos indican que no existe, otros aseguran que sí pero no se corresponde con su nombre.

En el mundo del canto la afinación es el primer paso, entonar de manera correcta las notas atendiendo a la frecuencia de la onda sonora. El principal reto de un cantante es ampliar su tesitura, incorporando notas graves y agudas.

Para un tenor, las notas graves son más accesibles, y para una soprano sería al contrario. El reto de un tenor es poder entonar las notas más agudas.

Si tomamos como referencia el piano, el do que se encuentra en el centro, es el do central. La tesitura normal de un tenor, son todos los tonos y semitonos que se encuentran desde el re anterior al do central hasta el la que se encuentra después.

El famoso “do de pecho“ se encontraría tres semitonos después de ese la, en la escala siguiente. El do agudo, es una nota difícil de entonar, ya que se encuentra fuera de los límites habituales.

La polémica respecto al “Do de pecho” lo determina el nombre. Las notas graves se entonan desde diafragma, resuenan en el pecho, y de manera general, las notas agudas resuenan en la cavidad bucal o son entonadas en falsete.

Para algunos musicólogos, el “Do de pecho” según su definición no existe, y para otros sí existe en la práctica a pesar de que no resuene en el pecho. El máximo representante de esta nota fue Luciano Pavarotti (1935-2007), uno de los tenores más famosos del mundo. Su salto a la fama vino a raíz de la interpretación de un aria difícil de ejecutar, en la que debía entonar 9 veces el “do de pecho”. Aunque la más conocida del tenor es el aria “Nessun Dorma”.

El do de pecho es la nota más impactante para los asistentes, ya que normalmente se suele entonar acompañado de un vibrato sostenido, que transmite fuerza y triunfo.

3

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.