¿Te preocupas lo suficiente por tu seguridad en Internet? Quizás sufras el síndrome de fatiga de las contraseñas.

Si haces un recuento de todas las contraseñas que tienes activas, seguramente el resultado te sorprenderá: correos electrónicos, redes sociales, banco, tiendas online, conexiones wifi... A lo largo del día tenemos que recordar y configurar cientos de contraseñas.

 

 

 

A pesar de que cada vez estamos más concienciados con la necesidad de crear contraseñas seguras, no siempre tenemos el ánimo para hacerlo. Los expertos dan algunas pautas para que nuestras contraseñas sean difíciles de hackear: deberían tener más de ocho caracteres y combinar números, letras mayúsculas y minúsculas, símbolos... Además de no repetirse en diferentes sitios, no aludir con ellas a nuestra vida personal (nombres, apellidos, fechas de nacimiento...) y revisarlas y cambiarlas periódicamente.

 

Todo ello supone un esfuerzo increíblemente grande para algunas  personas, que acaban cayendo en el conocido como síndrome de fatiga de las contraseñas: terminan creando contraseñas extremadamente sencillas que repiten en todos los sitios que requieren claves, una costumbre bastante peligrosa para su privacidad y, muchas veces, para sus ahorros. De hecho, según un estudio realizado en veinticuatro países diferentes, la clave más repetida entre muchos usuarios es '123456'. Y tú, ¿proteges tu seguridad en Internet?

 

Imagen: Tim RT.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.