¿Qué tipo de líder eres?

Para ser un buen líder hay que primero ser una buena persona. Entendiéndose por ello, ser sensible a las necesidades de los demás, estar interesado por el detalle y la manera en que se integra para alcanzar el todo, perseguir las negociaciones en donde todas las partes ganan, utilizar buenas maneras de comportamiento, asumir sus responsabilidades y no buscar culpables en donde no existen, aprender a dar para luego recibir, creer en la ley de la atracción, entre otros aspectos.

Cuando se entiende que lo que se lideran son personas y talento, en vez de finanzas y procesos, entonces a partir de allí nos empezamos a ocupar de las personas, sus necesidades, desarrollo, aspiraciones, pasiones, emociones, y de sus pensamientos. Nunca se deberán poner los procesos por encima de las personas, ni los procedimientos deberán interferir con el potencial del talento, para no limitarlos y dejarlos ser a plenitud.

Porque el líder es un administrador de talentos y no solo de recursos, un inspirador de acciones y no sólo un ejecutor de reglas y procedimientos, un facilitador de la gestión y no sólo de papeles y de dinero. Ser un buen líder implica compromiso con la gente, con su bienestar, desarrollo y crecimiento.

Para ser líder se hace necesario despojarse de las vanidades personales y de los falsos egos, para compartir información y contenido con los colaboradores y seguidores, para interactuar de igual a igual con cada protagonista y permitir que cada uno brille con luz propia, para reconocer que solo con el trabajo en equipo y mancomunado se lograrán los resultados deseados, no sólo del negocio sino de los clientes y de las personas que trabajan para la empresa. Ser buen líder implica ser una buena persona.

 

Soraya Bayo Romero

 Coach Profesional Certificada

 Consultora y Formadora

 "Potenciando Resultados"

 www.levantesoluciones.es

2

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.