La valentía es un valor que involucra a la mente, las emociones y el cuerpo. Siempre hay dos caminos, ¿tu cuál eliges?

Las emociones como el miedo se hacen presentes para que evitemos el peligro, la mente evalúa la situación y toma la decisión de actuar o retirarse, y el cuerpo ve reflejada la decisión con las actuaciones en una u otra dirección.

En el campo personal y profesional, nos vemos avocados todo el tiempo a pruebas de nuestra valentía; cuando personas más fuertes físicamente nos obligan a realizar actuaciones que no deseamos o a que cumplamos sus deseos, cuando personas más preparadas mentalmente y con conocimientos mayores nos convencen a que pensemos en una u otra forma, o cuando personas con poder y atribuciones nos someten a su antojo, sean los padres, los profesores o los jefes.

Ante todas estas situaciones de desnivel de poderes, agresiones físicas o psicológicas, nuestra valentía se pone a prueba para ofrecernos dos alternativas factibles, dejarnos someter y huir, o hacer respetar nuestro valor y deseos. Si elegimos la opción de huir, lo único que lograremos es disminuir nuestra autoestima y alargar la agonía.

Pero si decidimos ser valientes para enfrentarnos a lo que nos parece injusto, plantear nuestra posición así sea diametralmente opuesta, y expresar con respeto y firmeza nuestra posición, entonces forjaremos nuestro desarrollo, fortaleceremos nuestra confianza y valor y alejaremos los fantasmas del miedo.

 Soraya Bayo Romero

Coach Prof. Certificada

Consultora y Formadora

www.levantesoluciones.es

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.