Con estos sencillos trucos podrás conseguir una imagen de ensueño.

Estás frente a una cascada y quieres conseguir la "fotografía típica de revista", ¿cómo lo haces? Es importante remarcar que estos trucos solo podrás llevarlos a la práctica si dispones de una cámara réflex.

 

El primer paso es configurar tu cámara en modo manual y seleccionar una baja velocidad de obturación, cuanto más prolongado sea el tiempo de exposición, mejor resultado alcanzaremos, pues captaremos el movimiento del agua, consiguiendo el deseado efecto "seda". Lo ideal es utilizar una velocidad de obturación mínima de 1 segundo, adaptando, por supuesto, la apertura del diafragma, que deberá estar bastante cerrado si contamos con luz suficiente.

Y, como seguro que has deducido, sí, para disparar a esta velocidad necesitarás hacerte de un trípode, no bastará con dejar tu cámara inmóvil en cualquier soporte, sino que trabajando a estas velocidades necesitarás que la cámara esté fija, sin que le afecte ningún tipo de vibración. Así, tendrás que fijar la cámara a tu trípode y este colocarlo sobre una superficie estable. En este sentido, es también interesante la utilización de un disparador remoto pues, de esta forma, no tendremos que accionar el disparador de forma manual, por  lo que no transmitiremos ningún tipo de vibración a nuestra cámara.

 

Imagen: vl8189

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.