El regalo estrella de San Valentín son los dulces, ¡sorprende a tu pareja con unos cake-pops caseros!

Los cake-pops son unos deliciosos pastelitos bañados en chocolate que esconden un tierno y jugoso interior de bizcocho, ¿quieres saber cómo prepararlos?

 

 

 

 

Ingredientes para cake-pops de San Valentín (15 unidades)

- 200 g. de bizcocho (pueden ser restos de bizcocho duro)

- 40 g. de queso cremoso para untar

- 80 g. de azúcar glass

- 80 g. de chocolate blanco

- Colorante alimentario de color rojo

- Toppings al gusto para decorar: trocitos de galleta, fideos de chocolate, perlitas de azúcar...

 

Preparación de cake-pops de San Valentín

1. Trocea el bizcocho y tritúralo ayudándote de un robot de cocina o un molinillo. Disponlo en un bol y mézclalo con el queso y el azúcar, ayudándote de tus manos.

2. Mete la mezcla en el frigorífico al menos media hora.

3. Funde el chocolate en el microondas, en el modo descongelar y removiendo cada medio minuto para evitar que se queme. Deja atemperar y mézclalo con unas gotas de colorante alimentario.

4. Saca la masa de los cake-pops de la nevera y ve formando bolitas del mismo tamaño, dándoles forma de corazón.

5. Pincha cada bola en los palos especiales para cake-pops, si no los tienes, pueden servirte unas simples brochetas de madera.

6. Moja cada cake-pop en el chocolate fundido y ve depositándolos en una bandeja forrada con papel de hornear. Si es necesario, calienta el chocolate de vez en cuando hasta terminar con todos los cake-pops.

7. Espolvorea los cake-pops con el topping elegido, por ambas caras.

8. Lleva tus cake-pops  a la nevera hasta que el chocolate se haya endurecido y ¡listos!

 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.