La carta de presentación es un complemento indispensable para nuestro curriculum vitae, en este manual te contamos cómo estructurarla.

La carta de presentación es fundamental a la hora de presentar nuestra candidatura a una oferta de trabajo o empresa, pues es nuestra forma de convencer al seleccionador de que somos la persona adecuada al puesto de trabajo y de que, finalmente, concertemos una entrevista. La carta de presentación ideal está compuesta por  cinco párrafos:

 

1. Introducción

Es lo que motivará al seleccionador a seguir leyendo, así que tiene que ser atractiva, es decir, saluda con educación, pero no abuses de formalismos, y explica brevemente el motivo de la carta y tu posible aportación a la empresa (tu título principal, tu habilidad o experiencia más destacable…).

 

2. Mis cualidades

Aquí tienes que profundizar en tus habilidades y conocimientos, en este párrafo tienes que venderte. No te extiendas demasiado, cinco o seis líneas son suficientes para hablar de tus cualidades y conocimientos más relevantes para el puesto de trabajo al que aspiras.

 

3. Mi futura aportación a la empresa

Explica cuál es tu motivación para trabajar en la empresa a la que te diriges o en el sector de la misma y profundiza en por qué encajarías bien en ella y cómo puedes ser útil. Una buena estrategia es hablar sobre logros y éxitos pasados que estén relacionados con tu posible futuro puesto de trabajo, así como tu experiencia laboral o formación específica relevantes.

 

4. Acción

Este párrafo debe ser breve y directo y en él debes demostrar, básicamente, tu interés en concertar una entrevista.

 

5. Despedida

Sé formal y educado, frases como Gracias por su tiempo o Un cordial saludo, junto con tu firma, cerrarán la carta a la perfección.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.