En el mundo actual, global, tecnológico y muy competitivo, en el que miles de empresas ofrecen los mismos productos y servicios, el trato al cliente marca la diferencia.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, el cliente interactúa con nuestro negocio a través de múltiples vías. Es por esto que cada vez es más difícil fidelizar a nuestro público. Por ejemplo, si tenemos una tienda de ropa, el cliente interactúa con nosotros cada vez que compra en nuestra tienda, pero también si contacta con nosotros a través de e-mail, teléfono, redes sociales… o compra en nuestra tienda online o a través de nuestra aplicación para smartphone. Se genera, por lo tanto, una ingente cantidad de información, diferente en cada plataforma, y puede que cuando el cliente interactúe con nosotros a través de cada una de ellas, se sienta como un desconocido, a pesar de que sea un cliente habitual. Esto puede llevar a nuestro negocio al fracaso. ¿Cómo conseguimos fidelizarlo?

 

La clave no es más que integrar toda la información con la que contamos en un mismo sistema, es decir, el CRM. La actual tecnología permite la implementación de sistemas CRM de fácil manejo a un coste asequible. Quizá uno de los más potentes sea la solución ofrecida por Exevi: Microsoft Dynamics y su plataforma de integración, que nos permite armonizar toda la información con la que contamos en bases de datos inteligentes.

 

El sueño de todo director de marketing es conocer qué le interesa a su público en tiempo real, pues bien, Microsoft Dynamics lo hace realidad. De esta forma, podemos programar y automatizar acciones que respondan a las necesidades del cliente: e-mails informativos, catálogos por correo postal o llamadas de telemarketing. Microsoft Dynamics manejará toda la información que recibe de forma inteligente y dinámica, ejecutando las acciones de marketing que programemos como respuestas a las acciones de nuestros clientes.

 

Pero además, Microsoft Dynamics nos ofrece también la posibilidad de incrementar la eficiencia del trabajo en equipo, pues funciona como base de datos. Por ejemplo, si varios comerciales interactúan con el mismo cliente en diferentes ocasiones, todos tendrán a su disposición los datos recopilados sobre el mismo en cada una de las interacciones anteriores: tipo de contrato, consumo, preferencias, historial de incidencias, último pedido realizado… ¿El resultado? Una atención completamente personalizada y un cliente satisfecho.

 

El CRM se antoja imprescindible para integrar los diferentes canales a través de los que los clientes interactúan con nuestra empresa y aportará valor a nuestro negocio a lo largo del tiempo, que se traducirá finalmente en la fidelización. 

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.