Un dato de carácter personal puede ser cualquier cosa, prácticamente, incluso la matrícula de tu coche.

La Ley Orgánica de Protección de Datos dice que un dato de carácter personal es cualquier información numérica, alfabética, gráfica, fotográfica, acústica, o de cualquier otro tipo, susceptible de recogida, registro, tratamiento o transmisión, concerniente a una persona física identificada o identificable.

¿Esto qué significa? Sencillamente que cualquier información relacionada con una persona que nos permita identificarla es un dato de carácter personal y, por lo tanto, está protegida por la Ley.

Por lo tanto, una matrícula de un coche puede ser un dato de carácter personal si nos permite identificar a su propietario. Un DNI también lo será si, por ejemplo, aparece publicado en una lista con los resultados de un examen. La conexión a internet desde nuestra casa (la IP) también lo puede ser.

No sólo este tipo de información “plana” es un dato de carácter personal. También lo son las fotografías que permitan identificar las personas, las grabaciones de voz, la huella dactilar o los resultados de las pruebas médicas, etc.

Lo importante, por lo tanto, no es la información en sí misma, sino si esa información nos permite identificar a la persona física a la que corresponde.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.