Un plato fácil y sano para sorprender.

La cocina oriental es una fuente inagotable de platos nutritivos y sabrosos. Esta pechuga de pollo en salsa de sésamo es un ejemplo de cómo con muy pocos ingredientes, que podrás encontrar en la sección de productos internacionales de cualquier supermercado, y muy poco tiempo, podemos conseguir un plato delicioso que no dejará indiferente a nuestros comensales.

 

Ingredientes para pechuga de pollo en salsa de sésamo (cuatro personas)

 

- Dos pechugas de pollo enteras

- Dos cucharadas de salsa soja

- Tres cucharadas de aceite de oliva virgen

- Dos cucharadas de aceite de sésamo

- 100 ml. de caldo de pollo ó 100 ml. de agua y media pastilla de caldo concentrado

- Sal y pimienta negra

- Semillas de sésamo y cebollino picado para decorar

 

Preparación de pechuga de pollo en salsa de sésamo

 

1. Limpia las pechugas de restos de ternillas y grasa y córtalas en tacos de tamaño medio.

2. Pon a calentar las tres cucharadas de aceite de oliva virgen más las dos de aceite de sésamo en una sartén. Salpimenta los tacos de pollo y, cuando el aceite esté bien caliente, saltéalos a fuego vivo.

3. Cuando el pollo esté dorado, añade a la sartén las dos cucharadas de salsa de soja. Remueve bien para que el pollo se impregne con la salsa.

4. Si tienes caldo de pollo, baja a fuego medio y añádelo a la sartén. Si has optado por una pastilla de caldo concentrado, tendrás que disolverla previamente en los 100 ml. de agua caliente y, después, igualmente, bajar el fuego y añadir el caldo a la sartén.

5. Remueve la carne hasta que la salsa espese.

6. Retira del fuego, espolvorea con semillas de sésamo y cebollino picado y ¡a disfrutar!

 

Este plato es ideal para acompañarlo con un arroz cocido tipo basmati y una ensalada fresca.

 

Imagen: Michael W. May

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.