A la hora de plantear una estrategia de patrocinio deportivo no existen diferencias entre una gran corporación y una pequeña empresa local, ambas deben considerar los mismos factores

  • Audiencia: tenemos que adaptar nuestro proyecto de patrocinio deportivo a nuestro target, si nuestra empresa es local, no tiene sentido que dediquemos una cantidad ingente de dinero a patrocinar grandes clubes profesionales internacionales. Tampoco tiene sentido que si nuestro target es “hombre de mediana edad, con un nivel cultural medio y poder adquisitivo medio”, patrocinemos un equipo infantil femenino de gimnasia artística. Tenemos que plantearnos: ¿en qué deporte está presente mi target?, ¿a cuál puedo acceder?.
  • Zona geográfica: el marco territorial es muy importante, en función de nuestros objetivos nos decantaremos por un patrocinio local, regional, nacional o internacional. Si somos una pequeña empresa de alimentación situada en Madrid, no haremos nuestro patrocinio en Sevilla.
  • Duración del contrato: tenemos que rentabilizar al máximo nuestra inversión, es decir, tenemos que conseguir que el contrato con el patrocinado tenga la máxima duración posible. El patrocinio deportivo tiene efectos a largo plazo, por lo que el contrato deberá ser también a largo plazo. En el caso de que patrocinemos un evento concreto, como la mayoría de los eventos deportivos son periódicos, es conveniente que nuestra marca esté presente cada vez que el evento en cuestión se celebre, incluso, podremos negociar contratos por un número de celebraciones determinado.
  • Reputación del patrocinado: es fundamental que nos informemos bien acerca de la popularidad, reconocimiento y trayectoria del patrocinado, pues vamos a asociar la imagen de nuestra marca a él.
  • Difusión mediática: ¿qué relación tiene mi patrocinado con los medios de comunicación?, ¿a qué nivel voy a estar presente?, ¿aparecerá mi marca en su web y redes sociales?
  • Presupuesto: debe ajustarse a la realidad, debemos optar por patrocinios que se ajusten a nuestra situación económica y nos garanticen un margen de beneficio acorde al dinero que vamos a invertir.
  • Contrapartida: ya sabemos que el patrocinio deportivo brinda indudables beneficios al patrocinador, pero ¿qué obtenemos inmediatamente como patrocinadores? Nos referimos a dónde estará presente nuestro logo, qué espacios publicitarios nos ofrece el patrocinado, qué acciones de merchandising…

 

Y finalmente, una vez que ha finalizado la acción de patrocino, ¿cómo sabemos que nuestra estrategia ha funcionado?, ¿deberíamos repetir? Es imprescindible hacer un seguimiento de la difusión de la marca y comprobar que se han cumplido los objetivos de ROI.

0

¡Deja tu comentario!

Usamos cookies para mejorar, analizar las conexiones y mostrar publicidad. Si continuas, aceptas su uso. Más info aquí.